Archivos para octubre, 2010

La ruptura de una relación de pareja es la muerte de esa relación. Es muy duro pasar de vivir con la persona que amas, de mantener un contacto tan cotidiano como íntimo, de compartirlo prácticamente todo con esa persona… a tener que despertar un día sin ella, y a partir de ahí todos los días. Realmente es una pérdida comparable a la muerte. La persona a la que amabas o que todavía sigues amando sigue viva pero, de forma muy parecida a la muerte de un ser querido, la ruptura con tu pareja ha dado paso a una ausencia en tu vida.

(más…)

Como todos sabemos, la pareja es un conjunto de dos y por consiguiente un asunto de dos. Si la relación entre los miembros de la pareja no es buena o armoniosa, entonces se convierte en un problema de dos. Y sin embargo, esto que parece tan claro en la teoría no siempre es así en la práctica. Seguro que todos conocéis, aunque sea de oídas (o peor aún, habéis sufrido personalmente) una ruptura de pareja en la que intervinieron terceros. Y no, no estoy hablando de infidelidad. (más…)

Cuando rompe con su pareja, una de las reacciones más comunes del ser humano, ya sea hombre o mujer, es la de “abandonarse”. La segunda fase de un proceso de ruptura es lo más parecido a haber caído rodando desde lo alto de una ladera: estábamos en lo alto, justo al borde, y cuando la relación sentimental llegó abruptamente a su fin fue como si alguien nos hubiera dado un empujón para arrojarnos ladera abajo. En el descenso nos llenamos de polvo y moratones y cuando llegamos abajo estamos tan maltrechos que parece que nos fallan las fuerzas para levantarnos. Durante algún tiempo, nos limitamos a permanecer tumbados boca arriba, sin entender muy bien qué es lo que ha pasado. (más…)

Cuando la ruptura de pareja es muy reciente no puedes sentirte peor. Acabas de romper con la persona con la que creías que ibas a compartir el resto de tu vida y el mundo se te ha venido abajo como un globo inflado de nitrógeno que algún gracioso ha pinchado con una aguja de calceta. Pero…  permíteme ser un poco cruel y malicioso en este punto… Si lo analizas bien, ¿por qué has de sentirte tan mal? (más…)

Si has hecho el ejercicio que te recomendé, en estos momentos tendrás un poco más claro qué es lo que quieres y qué es lo que no quieres para tu vida. Como te dije, es el paso preliminar. Ahora imagina que tu pareja vuelve a presentarse en tu vida algún tiempo después de la dolorosa ruptura. La ESTRATEGIA DE 5 PASOS que te anuncié es la que sigue, ponla en práctica al pie de la letra. (más…)

Ser abandonados por nuestra pareja ya es una experiencia bastante traumática. Hay personas que tardan meses en superarlo, otras necesitan años. Hay más gente de la que pensamos que no llega a superarlo del todo. En el mundo de la pareja, ¿puede haber algo peor que escuchar en los labios de la persona a la que amas “hemos terminado”? ¿Algo peor que el lapso que viene después de la ruptura, el dolor de la pérdida y el esfuerzo por intentar recomponer los pedacitos del corazón? Pues sí, puede haber algo peor… Que cuando tú ya te has mentalizado y has empezado a vivir una nueva vida, él o ella llame un día a tu puerta diciendo que quiere volver. En este artículo te diré lo que tienes que hacer.

El que voy a contar es un caso real pero por razones obvias los nombres son ficticios. (más…)

Una ruptura amorosa nos “rompe” el corazón si de verdad amábamos a nuestra pareja. Hablamos también de “corazón partido”, aunque más que partido suele quedarse desintegrado en tantos pedacitos que parece imposible recomponerlo como estaba antes. ¿Te acuerdas del símil del jarrón? A todos nos ha pasado que se nos ha caído un jarrón al suelo, o una figura de porcelana o cristal, y aunque a veces hemos logrado pegar los trozos más grandes, algunos fragmentos han quedado tan pulverizados que, una vez rehecho, el jarrón o la figura tenía grietas. Eso es un corazón roto, nunca queda como antes. (más…)