Superar una Ruptura: Qué suele Hacer la Gente y Qué puedes Hacer Tú

Publicado: noviembre 6, 2010 en Superar una Ruptura
Etiquetas:, , , , , , , , , , , , , ,

En un programa de televisión preguntaban a la gente de la calle, hombres y mujeres, qué era lo que habían hecho para superar una ruptura de pareja. Algunos contestaban que buscar el apoyo de los amigos o de la familia, otros hablaban de buscar a Dios. Una mujer respondió que valorarse a sí misma, aumentar su nivel de autoestima, le ayudó a sobreponerse. Muchos fueron los que contestaron que hicieron lo imposible para mantenerse ocupados. Para otros la solución fue “olvidar y tirar para adelante”.

En realidad, la fórmula para superar con éxito una ruptura amorosa es una combinación de todas estas cosas y de algunas otras que aparecen en el vídeo que encabeza este blog:

Desahogarse, arrojar afuera todo lo que llevas dentro, es necesario y beneficioso. No es bueno reprimir las emociones negativas, hay que exteriorizarlas para sanar y que no nos vayan consumiendo por dentro como una carcoma. No hay nada de malo en gritar y llorar, en expulsar la rabia y el dolor. Y si tienes que romper algún plato o golpear una pared para sentirte mejor, hazlo. Por supuesto, hazlo en la intimidad, sin testigos. Desahógate en soledad precisamente para no hacerlo con tus semejantes.

-De buscar el consuelo en las personas de nuestro entorno, ya sean familiares o amistades íntimas, ya hemos hablado en algún post. La familia y los amigos están para eso, no sólo para disfrutar de nuestra compañía cuando estamos de buen humor. Si tienes a alguien que te pueda escuchar y comprender, que realmente se interese por lo que te está pasando y pueda aportarte otro punto de vista o darte un buen consejo, sentirás alivio. Debemos ser humildes y aceptar que ciertas cruces no las podemos cargar sobre nuestros hombros sin la ayuda de alguien.

-La búsqueda de Dios puede dar fuerza a los creyentes en los momentos difíciles. Pero no es necesario que tengas una religión para encontrar esa fuerza. Tú y aquello en lo que crees, tu deseo de ser feliz y tu firme convicción de que mereces y puedes alcanzar esa felicidad, son tu fuerza. Por eso es tan importante que aproveches el lapso de tu soledad (ese tiempo que transcurre entre la ruptura y el inicio de una nueva etapa en tu vida, tal vez con otra persona pero ya sin tu antigua pareja) para encontrarte y conocerte, para reconocer tus debilidades y aprender de tu experiencia. En definitiva, para crecer como ser humano y abrirte, con la sabiduría que aporta ese aprendizaje, a nuevas y mejores posibilidades que ahora ni siquiera sospechas.

-Lo de mantenerse ocupado, sin más, es una buena opción al principio. Te ayudará dedicar más horas al trabajo, tener una vida social más intensa o emprender nuevas actividades que llenen tu tiempo. Pero pasado un lapso necesitarás algo más para sentirte bien, y ese algo es una meta en tu vida, un propósito definido. Debes preguntarte qué es lo que realmente quieres para tu vida, qué es lo que de verdad te gustaría hacer si no te frenaran tus miedos ni tus creencias limitantes sobre lo que es posible y lo que es imposible. Si entre tus anhelos más íntimos sigue estando el amor, el amor de pareja, recuerda que antes de conocer a “Juan” o a “Clara” lo que deseabas en lo más profundo de tu corazón era encontrar el amor de alguien. Un amor correspondido, auténtico y feliz. Puede que esa persona que tú creías “ideal” ya no esté en tu vida, pero eso no destruye ni la realidad del amor ni la posibilidad de volver a conocerlo.

Recuperar tu autoestima es esencial, de hecho la experiencia de la ruptura suele dañar gravemente la propia estima porque nos sentimos culpables, vulnerables o simplemente estúpidos. El mal de amores puede herir profundamente, y un corazón herido es también un corazón lleno de dudas y miedos. Cuando rompes con tu pareja, puedes tener miedo. A la vida, a la gente, al futuro. Y lo que menos te apetece al principio es cuidarte y amarte. Es habitual comer de cualquier manera (poco o demasiado), no arreglarse o rendirse a los excesos. Y sin embargo, deberías hacer exactamente lo contrario porque tu autoestima lo va a necesitar más que nunca. Seguro que habrás escuchado la frase “lo que es adentro es afuera”, que significa que nuestra realidad es lo que somos o, en otras palabras, que creamos nuestra realidad a partir de lo que íntimamente somos. Pues bien, esta Verdad funciona en los dos sentidos: si cuidas al máximo tus hábitos (buena alimentación, ejercicio regular, vida sana en general), potencias tu atractivo físico (ropa, peinado, maquillaje…) y sonríes aunque maldita la gracia que te haga en una situación tan dolorosa como un desamor, estas actitudes al principio forzadas acabarán siendo naturales en mucho menos tiempo del que imaginas (algunas semanas o unos pocos meses dependiendo de tu voluntad y constancia) transformando milagrosamente tu yo interior.

-“Olvidar y tirar para adelante” dicen muchos, ¿recuerdas? Sí, dejar de mirar al pasado y mantener la vista al frente es sin duda lo mejor que puedes hacer. Pero primero acepta y perdona. Después, olvida. Si “olvidas” sin aceptar lo que pasó ni perdonarte o perdonar a quien te dañó, tus heridas no habrán cicatrizado del todo y tarde o temprano podrían volver a abrirse. Sánate primero, sana tu pasado, y sólo entonces serás libre de verdad para perseguir la felicidad que mereces con plena garantía de éxito.

(Comparte tu opinión o experiencia, no olvides que también puedes suscribirte para estar al tanto de los nuevos posts que se vayan publicando. ¡Es gratis!)

José M. Guillén

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s