Como superar una rupturaEn uno de los comentarios recientes del blog, alguien decía que poner orden en el entorno haciendo cosas tan aparentemente cotidianas y banales como hacer la limpieza de la casa o reparar un pequeño electrodoméstico, ayudaba a sentirse mejor porque era también una manera de poner orden en el caos emocional. Otra persona comentaba que sí ayuda pero que luego reaparecen los fantasmas interiores porque el problema de la ruptura es algo más complejo. Ambas personas tienen razón, pero la primera de ellas puso el dedo en la llaga de una verdad que explica en parte cómo funciona el universo y las grandes bendiciones que podemos obtener de la vida cuando actuamos en consonancia con esas leyes universales que parecen complejas pero que en realidad son muy simples.

En el universo, y en la vida, todo está interconectado. Absolutamente todo está íntimamente relacionado, hasta el punto de que si una persona pudiera viajar en el tiempo y cambiar una sola de sus decisiones, incluso una decisión poco importante, alteraría (para bien o para mal) no sólo todas sus experiencias posteriores sino también las de otras personas directa o tangencialmente relacionadas con ella. Se han hecho varias películas sobre esto, y aunque la mayoría de ellas no pasan de ser un brillante entretenimiento (la trilogía de Regreso al futuro, por poner un ejemplo), no dejan de hacer referencia a una realidad innegable. Más recientemente, Cadena de favores especulaba en un tono más melodramático sobre la influencia que nuestros pensamientos y acciones tienen no sólo en nosotros mismos sino también en los seres que nos rodean o que incluso no llegamos a conocer, influencia que tarde o temprano vuelve a nosotros como una especie de boomerang.

Por supuesto, mantener limpia la casa o esforzarse por llevar una vida ordenada no basta por sí solo para resolver la tormenta de sentimientos y el sufrimiento emocional que conlleva una situación de ruptura amorosa. Pero si entendemos, y aplicamos a nuestra cotidianeidad, el poderoso concepto que se oculta detrás de las apariencias, podremos convertir nuestra experiencia en exactamente aquello que deseamos:

1º Los seres humanos tendemos a establecer categorías y a jerarquizarlas. Por ejemplo: hacer un buen trabajo y recibir una remuneración por ese trabajo lo categorizamos como importante; cocinar un buen plato y comérnoslo con gusto lo categorizamos como placentero pero poco importante. Pero el universo funciona de otra manera, el universo no juzga ni racionaliza ni mucho menos categoriza. Para el orden universal tiene la misma relevancia hacer una heroicidad que el más insignificante de los actos. La única diferencia reside en que la influencia de la heroicidad en el entorno es mayor que la influencia de un acto aparentemente banal (y digo aparentemente, porque en el engranaje universal ni siquiera un estornudo es banal, sucede por una razón y cumple la función de liberarnos de algo que no conviene a nuestro organismo).

2º Como la inmensa mayoría de las personas no cometemos ni una sola heroicidad en nuestra vida, o si llegamos a ser héroes se trata de un acto aislado, será más realista que nos concentremos en el valor y la utilidad de nuestras acciones cotidianas, aquellas que suman cientos y miles a lo largo de los días.

3º Cada una de estas acciones, considerada aisladamente, puede tener una influencia pequeña, casi ínfima, en nuestras vidas. Pero el verdadero poder no está en la unidad, sino en la unión, más concretamente en la SINERGIA. Una de las definiciones de sinergia es: “Unión de varias fuerzas para lograr una mayor efectividad”. Y ahí está la clave que puede transformar tu vida si comprendes cómo funciona el universo y aplicas ese conocimiento a tu propia experiencia vital.

El secreto está en sacralizar cada una de las expresiones de tu ser. Y, ¿cómo se expresa tu ser? De cinco maneras: pensando, sintiendo, comunicándose verbal o gestualmente, actuando y omitiendo. Pensamiento, emoción o sentimiento, comunicación y acción u omisión (o elección deliberada de no actuar, que al contrario de lo que mucha gente piensa no produce resultados neutros). Pero, ¿en qué consiste eso de sacralizar? Consiste en imprimir veneración y respeto a cada uno de nuestros pensamientos, sentimientos, expresiones verbales o gestuales, y acciones u omisiones. Veneración y respeto hacia nosotros mismos y hacia nuestros semejantes. No es lo mismo cocinar con desgana que cocinar con amor, no es lo mismo trabajar rutinariamente que hacerlo dando lo mejor de ti, y no es lo mismo aguantar a tus hijos que disfrutar al máximo de los momentos que compartes con ellos.

Superar una rupturaLamentablemente, cuando pasamos por una ruptura amorosa nuestro caos emocional interno se transmite a todas las áreas de nuestro entorno: descuidamos nuestro aspecto e incluso nuestra higiene personal, tenemos el apartamento hecho un desastre, comemos de cualquier manera y transmitimos nuestra apatía, nuestro mal humor y nuestro comportamiento depresivo a las personas que nos rodean. Lo que pasamos por alto es que todas y cada una de las formas de exteriorizar nuestro ser nos son devueltas por cauces y de maneras que a menudo no parecen guardar relación. Pero es sólo que no lo parecen, porque el universo funciona con precisión de reloj suizo y su matemática es implacable.

No sé si te estás dando cuenta de lo que estoy compartiendo contigo, pero puede transformar literalmente tu vida si lo interiorizas y lo aplicas a tu experiencia diaria. TODO, TODO lo que piensas, sientes, hablas y haces (o no haces) tiene consecuencias, positivas o negativas, para tu vida. Tienes una enorme responsabilidad, pero que no te abrume porque también tienes un enorme poder. NO necesitas hacer heroicidades, sólo necesitas ser el “everyday hero” (el héroe o la heroína de cada día) de la canción de Dolly Parton. Esta clase de héroe no hace el tipo de heroicidades que salen en los titulares de la prensa, su trabajo es modesto y silencioso pero sostenido en el tiempo. Hoy limpia la casa con amor, mañana se alimenta con amor, pasado mañana ejercita su cuerpo con amor, al siguiente día se relaciona con amor con el vecino o la estanquera. Pone amor en todo lo que hace, se ama y ama. Persevera en el amor, y proyecta conscientemente amor incluso cuando bebe un vaso de agua. Y cada uno de sus actos puede parecer nimio e incluso inútil, pero los granos de arena forman dunas y desiertos enteros. Lo que sucede a continuación es el milagro de la sinergia, el milagro producido por la conjunción de fuerzas insignificantes que interactuando en la misma dirección acaban formando un ejército imbatible.

Pruébalo. ¿Qué pierdes, si peor no te puedes sentir? Ten el coraje y la constancia del héroe cotidiano y en dos o tres meses, a veces en unas pocas semanas, tu vida dará un giro radical. Porque nadie te ve cuando preparas una taza de té con amor, pero el universo apunta cada uno de tus tantos y recompensa tu esfuerzo silente y anónimo con bendiciones que en este momento no eres ni capaz de imaginar.

José M. Guillén

(Comparte tu opinión o experiencia, no olvides que también puedes suscribirte para estar al tanto de los nuevos posts que se vayan publicando. ¡Es gratis!)

Anuncios
comentarios
  1. Dariela dice:

    Me encanta!! me llego al alma y dede hoy sere Everyday Hero 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s