Evitar una rupturaNos pasamos la vida intentando agradar a los demás. A nuestros padres, a nuestros hijos, a nuestros amigos, a los compañeros del trabajo e incluso a las personas que no conocemos. Cuando elegimos una forma de vestir o de peinar, cuando intentamos mantenernos en buena forma física o retrasar el natural proceso del envejecimiento, buscamos sentirnos lo mejor posible con nosotros mismos pero también la aprobación de los demás, su tácita o expresa aquiescencia. El ser humano es así de paradójico, su egoísmo es la causa de las guerras, de los conflictos, del dolor infligido a los otros y de los desencuentros personales. Y sin embargo casi nadie es malvado por naturaleza o placer. Los seres humanos estamos, esencialmente, hambrientos y sedientos de amor, necesitamos desesperadamente recibir ese amor pero también nos sentimos incompletos (y vacíos) si no se nos da la oportunidad de expresarlo y darlo.

Esto es más evidente todavía en las relaciones sentimentales. Cuando nos enamoramos, o creemos enamorarnos (porque a veces nos engañamos), nuestro impulso inicial es el de darlo todo a nuestra pareja. No hay límites en nuestro propósito de entrega, y las promesas de amor eterno no son mentiras porque se gestan en los recovecos más profundos del corazón y son pronunciadas mirando fijamente a los ojos, sin eludir la mirada. Pero cuando el tiempo pasa la magia da paso poco a poco, de manera casi engañosa por lo imperceptible a nuestros sentidos, a una creciente rutina en la que se imponen la realidad y los retos o desafíos de la vida diaria. Lo de “contigo pan y cebolla” sólo funciona las primeras semanas, o con suerte los primeros meses. Hay que trabajar, hay que buscar el sustento y pagar la hipoteca o librarse de las deudas. Hay problemas que afrontar, surgen obstáculos, el ritmo impuesto por las exigencias de las sociedades modernas no ayuda y los pequeños seres humanos ávidos de amor y reconocimiento, necesitados de encontrarse a sí mismos en el otro, empiezan a sentirse desorientados y confusos, a menudos perdidos, ante una avalancha de compromisos (laborales, sociales, familiares…) que parecen superar sus capacidades.

En este contexto parece casi imposible permitirse el lujo de cultivar el amor, porque el amor requiere dedicación y constancia, la metáfora de la flor del jardín que debe ser regada y mimada a diario es vieja pero no deja de ser cierta. A mucha gente le parece normal que el amor y la pasión de esos primeros meses acaben diluyéndose en sentimientos más comedidos como el cariño o la simpatía. A no pocas parejas les sucede que al cabo de unos años ya casi les avergüenza hablar de amor. El amor entre personas maduras o ancianas parece un concepto casi ridículo que en el mejor de los casos provoca una sonrisa condescendiente pero nunca cómplice. La pasión se la dejamos a los adolescentes, el amor es cosa de los jóvenes. Las parejas maduras, y con mayor razón las ancianas, conviven o simplemente se toleran “porque ya son muchos años de estar juntos”. Teniendo en cuenta lo corta que es la vida humana, no deja de sorprender lo efímero que puede llegar a ser un sentimiento cuyo poder todo el mundo conviene en que trasciende (o debería trascender, si es puro y auténtico) el paso del tiempo.

¿Qué es lo que falla? ¿Qué es lo que malogra tantos noviazgos y matrimonios? ¿Qué es lo que provoca tantas rupturas de pareja? ¿Qué mata ese amor que se creyó, y juró, eterno? Puede haber muchas causas, evidentemente: infidelidad, malos tratos, decepción, desengaño… Pero una de las principales (y estoy convencido de que una de las causas más frecuentes de ruptura) es la que nombraba al principio: “nos pasamos la vida intentando agradar a los demás”.

Cuando nos enamoramos de una persona, lo primero que intentamos es agradarla. Y este esfuerzo por agradar a la persona amada y lograr su aceptación a menudo induce a dos grandes errores: primero, el de no mostrarnos como realmente somos sino como la persona que creemos que él o ella puede admirar y respetar; segundo, el de hacer concesiones a nuestra pareja que no corresponden exactamente a nuestra naturaleza. En ambos casos estamos, aunque sea de forma inconsciente, engañándola y engañándonos. Sólo seremos capaces de ofrecer esta imagen y de hacer las concesiones asociadas a ésta durante un tiempo limitado. Pasado este tiempo, y especialmente cuando se imponga la convivencia que desenmascarará unas poses imposibles de mantener las veinticuatro horas del día, acabaremos mostrándonos tal cual somos, sin el glamour del actor o la actriz.

Esforzarse en intentar agradar al otro cuando todavía no hemos superado la asignatura básica, que es la de querernos a nosotros mismos y aceptarnos como somos (por supuesto que hemos de intentar ser cada día mejores, pero siempre desde la aceptación), acaba conduciendo al fracaso de las relaciones personales. Si queremos que cualquier proyección de nosotros mismos en el entorno en que nos desenvolvemos sea una proyección positiva y con resultados felices, lo primero que debemos aprender es a trabajarnos con ese fin. Desafortunadamente, solemos irnos de un extremo al otro: o estamos tan pendientes de las necesidades (y, por qué no decirlo, caprichos) de nuestra pareja que acabamos renunciando a nuestra propia individualidad, o nos explayamos en nuestros propios egoísmos y caprichos olvidando las verdaderas necesidades del ser que creemos amar.

Las claves para evitar una ruptura a corto o largo plazo (y cuando hablo de ruptura hablo también de aquellas parejas que siguen juntas a pesar del cansancio y el desgaste del amor) son:

1. Muéstrate desde el principio como eres. No ocultes tus defectos y no caigas en la tentación de ofrecer una imagen idealizada de ti mismo a la persona que amas.

2. No renuncies a tus gustos, hobbies o pasiones por la persona amada. Si te ama de verdad, los aceptará.

3.  Por las mismas razones, acepta a tu pareja tal como es sin intentar manipularla o cambiarla para ajustarla a tu “imagen ideal”.

4. Acepta y respeta también sus gustos y pasiones aunque no coincidan con los tuyos, puedes sorprenderte haciéndolos un día tuyos.

5. Recuerda que todo funciona “de adentro afuera”. Lo que sea que esperes de tu pareja empieza a aplicártelo a ti mismo. Si quieres que sea comprensiva, primero sé comprensivo.

6. Si estás en crisis con tu pareja, deja de buscar soluciones externas: transfórmate a ti mismo para transformar la crisis en una oportunidad de cambio.

7. Si la ruptura es inevitable, deja de quejarte y de culpar a tu pareja o culparte. Identifica el error y transmútalo para no volver a cometerlo en tus futuras relaciones.

Aprende a ser tú mismo o tú misma. Acéptate primero para quitarte la máscara después. Nunca te arrepientas de haber amado y jamás renuncies a seguir amando.

José M. Guillén

(Comparte tu opinión o experiencia, no olvides que también puedes suscribirte para estar al tanto de los nuevos posts que se vayan publicando. ¡Es gratis!)

Anuncios
comentarios
  1. Cosme Licuona Castillo. dice:

    Sr. José M. Guillén, le agradezco enormemente por haber creado “Superar una Ruptura..”, a mí que estoy pasando por el infierno de la ruptura, sus sabias enseñanzas me ayudan mucho, me hacen ver los errores cometidos generalmente por desconocimiento, i también me enseñan nuevos caminos que es lo mas importante, sin embargo, en base a su afirmación que dice: “Nunca te arrepientas de haber amado y jamás renuncies a seguir amando”, si no fuera mucho pedir, le ruego absuelva la siguiente duda. Es cierto que nunca debo arrepentirme de haber amado a mi esposa porque de hacerlo estaría involucrando a mis hijos que son la razón de mi vida, pero no renunciar a seguir amando, a mis 54 años, con tres hijos conmigo, uno de ellos con retardo mental, después de haber sido traicionado, engañado i humillado por ella, ¿no debería renunciar a seguir amando?, por favor, le ruego una respuesta suya, para mí será un hito. Un abrazo.

    • Estimado Cosme, léame bien lo que voy a decirle con toda mi simpatía: si yo tuviera 54 años y tres hijos, uno de ellos con retraso mental, y aun traicionado por mi esposa, JAMÁS renunciaría a seguir amando. Es más, buscaría más que nunca ese amor que merecería y me correspondería precisamente por haber conocido la traición y el dolor del desamor. Porque TODOS tenemos el derecho humano y divino a AMAR Y SER AMADOS de verdad antes de dejar esta efímera experiencia terrena. Digo humano porque somos seres humanos, y digo divino porque todo lo humano contiene lo divino en su intrínseca naturaleza, ya que lo humano es una de las infinitas manifestaciones de lo divino.

      Por la misma razón, TODOS tenemos derecho a segundas, terceras y cuartas oportunidades, y nunca, repito, NUNCA es tarde para perseguir y alcanzar la felicidad: una vida sin conocer la verdadera felicidad es una vida malograda, y la felicidad verdadera no se cuenta por el tiempo sino por la intensidad.

      Si usted tiene alguna duda de que mis palabras sean tan bienintencionadas como desconocedoras de su experiencia (única como es único cada uno de nosotros), reconozco que efectivamente sólo puedo intuir su realidad. Pero tal vez no sea una intuición del todo desacertada. Estoy en los cuarenta, tengo dos hijos pequeños (viviendo conmigo) y fui traicionado y engañado (también humillado) por la que ahora es mi ex mujer incontables veces durante más de dos años. Pero no renuncié a seguir amando y en mi vida apareció, casi como por arte de magia, mi pareja perfecta. No digo la persona perfecta, sino la persona perfecta PARA MÍ. Una vez le dije: “Ojalá nos hubiéramos conocido antes”. Ella respondió, con una sabiduría que me estremeció por ser diez años más joven que yo: “Fue necesario que pasara todo lo que pasó para que nuestros caminos se encontraran”.

      En breve será mi esposa. Muchos factores han puesto a prueba nuestra relación, desde la distancia hasta las complejidades de mi divorcio. Todos los obstáculos sirvieron para hacernos crecer y fortalecer nuestro vínculo. Hemos convivido en varias ocasiones a lo largo de dos años y ha sido una convivencia perfecta. Todo, repito, TODO es posible. No importa la edad, no importan las aparentes limitaciones, ni las conveniencias sociales ni el pensar de la mayoría. Llegamos hasta donde queremos llegar, logramos lo que estamos convencidos de lograr. Volamos si decidimos desplegar nuestras alas sin miedo a caer, pero caemos al abismo si nosotros mismos nos cortamos las alas por temor a que nos las corten otros.

      Un fuerte abrazo.

      • Cosme Licuona Castillo. dice:

        Sr. José M. Guillén, sin lugar a dudas, Ud. es la prueba latente de que el humano contiene lo Divino, sus palabras son bálsamo para mí, estoy seguro que hay muchas personas en el mundo que están sufriendo como consecuencia de una ruptura, así como yo, “caemos al abismo si nosotros mismos nos cortamos las alas..”, pero, existe:ResucitaDeTuRupturaAmorosa.com , ahí está la solución. Gracias Sr. Guillén, me despido deseándole mucha felicidad.

      • Nada más alejado de lo divino que yo, pero gracias sinceras por sus palabras. Lo único cierto que puedo decir es que intento ayudar, y si alguna vez ayudo de verdad a alguien, ya ha merecido la pena crear este blog.

  2. Acrab dice:

    Una vez sucedida mi ruptura, el 5 de diciembre y tras un camino de desesperación y añoranza, intento adaptarme a mi nueva situación sin mi chica. Ella me abandonó por un mensaje de email por problemas de “comunicación” y sus apetencias sexuales, a las que intenté adaptarme sufriendo una presión contínua que se convirtió en una inseguridad que incrementó mis fallos con ella. Antes de que pudiese gestionar estos problemas, ella cortó la relación. A 5 meses de la ruptura, intento llenar el vacío dejado por ella con alguna otra persona, volcándome en las páginas de relaciones personales. He tenido varias citas para conocer candidatas, sin embargo aunque por correo me comunico bien y divulgo mis pasiones y valores, en los encuentros personales algo de la ilusión se pierde y con ella el interés. Me pregunto si será pronto para mí, si estaré preparado o incluso si estas páginas son recomendables (he encontrado gente muy interesante y noble tanto como otras muy dudosas), pero ahora tengo miedo de no volver a encontrar pareja a mis 49 años después de ser muy apático con las chicas, hasta que “ella” se fijó en mí. También es cierto que ella era muy fecunda; tuvo al menos 7 relaciones que me contara y estaba de novio con un amigo mío al que abandonó por mí sin ni siquiera ponerle al corriente. Yo al principio ignoré sus señales de seducción e incluso avisé a mi amigo, pero ella siguió y ya no pude evitar enamorarme. Al final la convencí para hablar con mi amigo y contarle la nueva situación. Sin embargo y a pesar del maravilloso idilio que viví con ella un tiempo, parece que fui un capricho, pues cortó conmigo como he comentado. Mis cuestiones son ¿Es recomendable esta forma de relacionarse (páginas de relaciones personales? ¿Cómo saber cuánto tiempo hay que esperar para estar recuperado del trauma de una ruptura?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s