Posts etiquetados ‘depresion’

El fin de una relación amorosa es doloroso, la intensidad de ese dolor depende de cada persona y de las circunstancias de la ruptura pero todos los que han sufrido la experiencia coinciden en que se pasa muy mal. Tan mal que a veces resulta casi imposible hacer frente a las tareas cotidianas. En este estado depresivo del ánimo, uno de los aspectos que más se descuida es la salud. La mayoría de las veces que se habla de la ruptura de pareja se hace en términos de sentimientos, pero en la vida todo está conectado y los hábitos físicos tienen una gran influencia, para bien o para mal, en la superación de un estado emocional. (más…)

Anuncios

“Un clavo saca otro clavo”. O “la mancha de la mora con otra verde se quita”. El significado de estos refranes viene a ser que un nuevo amor puede ofrecernos el consuelo que necesitamos cuando el antiguo amor se ha ido. Sustituirlo, llenar el vacío, ayudarnos a olvidar nuestra pena. Los refranes son expresiones de la sabiduría popular, y como tales siempre tienen algo de cierto. Pero también suelen ser algo ambiguos y admitir varias interpretaciones. En este caso, ¿hay que seguir el refrán? (más…)

Cuando rompe con su pareja, una de las reacciones más comunes del ser humano, ya sea hombre o mujer, es la de “abandonarse”. La segunda fase de un proceso de ruptura es lo más parecido a haber caído rodando desde lo alto de una ladera: estábamos en lo alto, justo al borde, y cuando la relación sentimental llegó abruptamente a su fin fue como si alguien nos hubiera dado un empujón para arrojarnos ladera abajo. En el descenso nos llenamos de polvo y moratones y cuando llegamos abajo estamos tan maltrechos que parece que nos fallan las fuerzas para levantarnos. Durante algún tiempo, nos limitamos a permanecer tumbados boca arriba, sin entender muy bien qué es lo que ha pasado. (más…)

Una ruptura amorosa nos “rompe” el corazón si de verdad amábamos a nuestra pareja. Hablamos también de “corazón partido”, aunque más que partido suele quedarse desintegrado en tantos pedacitos que parece imposible recomponerlo como estaba antes. ¿Te acuerdas del símil del jarrón? A todos nos ha pasado que se nos ha caído un jarrón al suelo, o una figura de porcelana o cristal, y aunque a veces hemos logrado pegar los trozos más grandes, algunos fragmentos han quedado tan pulverizados que, una vez rehecho, el jarrón o la figura tenía grietas. Eso es un corazón roto, nunca queda como antes. (más…)