Posts etiquetados ‘responsabilidad’

Como superar una rupturaEn uno de los comentarios recientes del blog, alguien decía que poner orden en el entorno haciendo cosas tan aparentemente cotidianas y banales como hacer la limpieza de la casa o reparar un pequeño electrodoméstico, ayudaba a sentirse mejor porque era también una manera de poner orden en el caos emocional. Otra persona comentaba que sí ayuda pero que luego reaparecen los fantasmas interiores porque el problema de la ruptura es algo más complejo. Ambas personas tienen razón, pero la primera de ellas puso el dedo en la llaga de una verdad que explica en parte cómo funciona el universo y las grandes bendiciones que podemos obtener de la vida cuando actuamos en consonancia con esas leyes universales que parecen complejas pero que en realidad son muy simples. (más…)

Como evitar una rupturaTu presente es la consecuencia de tu pasado. Tu futuro lo construyes en tu presente. Lo que piensas, lo que sientes, cómo expresas tus pensamientos y emociones, y en qué actos u omisiones traduces esa vida interior que sólo te pertenece a ti, determinan cómo será tu vida mañana, o la semana que viene, o dentro de años. Está en tu mano, en lo que crees, en las decisiones que tomas. La mayoría de la gente se niega a aceptar esta realidad porque significa que somos libres para crear nuestro destino, pero al mismo tiempo implica una gran responsabilidad. Y la responsabilidad nos da miedo, preferimos delegarla en otros o en una voluntad divina. Sin embargo, la mejor manera de evitar una ruptura, como cualquier otra cosa que nos hace daño, es sembrar en el presente las semillas de nuestros deseos y mimarlas con el agua y los nutrientes que necesitan para convertirse en plantas sanas y hermosas. No hay otra forma. (más…)

En algunos casos la ruptura es una decisión consensuada. Los miembros de la pareja se dan cuenta prácticamente al mismo tiempo de que ya no hay amor o la convivencia es insostenible, o el motivo de su unión perdió la razón de ser, o ya no comparten los mismos intereses. Y deciden de mutuo acuerdo terminar la relación amistosamente y sin reproches. Pero estos casos son los menos, lo habitual es que se trate de una determinación unilateral. ¿Qué siente, entonces, el que “abandona” y el que “es abandonado”?

Quien toma la decisión no tiene por qué ser “el malo o la mala de la película” ni sufrir menos por ello, no nos confundamos. En algunos casos podemos pensar así, por ejemplo cuando la decisión está fundamentada en la relación con un o una “amante”; pero en la vida real las cosas no son tan simples (en el ejemplo que acabo de poner podría tratarse de una infidelidad sin más explicación que el comportamiento caprichoso o la atracción sexual, pero también podría ser que nuestra pareja encontró en otra persona, con la que ni siquiera llegó a tener sexo, algo que nosotros fuimos incapaces de darle). Lo que sí es cierto es que la resolución de “romper” por parte de uno de los miembros de la pareja es el fruto de una reflexión bien meditada, sólo excepcionalmente sería la consecuencia de un impulso alocado. (más…)